Motivación VS Inspiración

Entra a tu Zona Líder

Motivación VS Inspiración

¿Qué es mejor, motivación o inspiración? ¿Será que no pueden estar juntas nunca y que son como el agua y el aceite? ¿O son más bien socios inseparables que luchan juntos para alcanzar objetivos y sueños?

En este artículo, responderemos a estas preguntas. En primer lugar, te pido que leas esta tabla y anotes en una hoja lo que piensas de la inspiración y de la motivación.

“La motivación es como bañarse, tiene que hacerlo todos los días o no funcionará”. Zig Ziglar.

LA MOTIVACIÓN.

Aunque la motivación es buena para ciertos momentos de la vida, la mayoría de las veces (un 80% concretamente) es superada por la inspiración. La motivación no es perdurable y requiere de mantenimiento constante. No te quiero decir que es negativa o que no sirve de nada, pero sí que es muy difícil alcanzar tus sueños sólo a través de la motivación.

¿Cuántas veces has leído un libro o asistido a un evento o charla motivador que realmente te llegó, pero toda esa motivación se disipa a los pocos días? La razón es PORQUE LA MOTIVACIÓN VIENE DE UN AGENTE EXTERNO. Por mucho que la charla te llegue, por mucho que te sientas identificado con el orador, con el libro que leíste, con el vídeo que viste, con la historia desgarradora que te contaron, si no pones en práctica lo que aprendiste, la motivación desaparecerá con el tiempo. Y para poner en práctica lo aprendido debes hacer tuyo lo aprendido, debes comprarlo, debes sentirlo, te debe llegar al corazón y mover una fibra que te haga no ser el mismo.

Parece que la motivación es peor que Maléfica. Sin embargo, no es así, también es poderosa cuando se usa correctamente. El chiste es encontrar el motivo por el cual vale la pena hacer eso que a veces no se quiere hacer, enfocarte en él y hacerlo ya. Aquí es donde nos damos cuenta de que la motivación es una fuerza que te jala, una fuerza tractora, y por ello, es un agente que viene del exterior y te obliga a ponerte en acción. Ojo, que algo te obligue a moverte no quiere decir que sea aburrido, cansado, negativo, etc.

LA INSPIRACIÓN.

Esto solo se logra si tú cambias el chip para ver tu mundo diferente. Las cosas que te pasan, tus problemas, tu trabajo, la escuela en la que estudias, el deporte que practicas, tu quehacer en el hogar en el que vives, etc. siempre se van a terminar convirtiendo en una aburrida rutina si no logras ver más allá, si no lo conectas con algo trascendental (mucho ojo con este detalle que es donde TODO PUEDE CAMBIAR).

Vamos con un ejemplo clásico que me acaba de contar una persona que llamaremos Motivadita. Ella estudió ingeniería civil y tiene un trabajo enfocado a eso. Es su primer trabajo y ya sabes, inició con todas las ganas pero conforme pasaban sus días, esa chispa (motivación) se fue apagando hasta que después de 5 meses quería renunciar y se la pasaba quejando de casi todo: “…y que esto y que lo otro y que aquello. Nada le terminaba de gustar como cuando inició a trabajar. Motivadita me decía: es que ya no me siento llena, ya no me siento completa, tal vez no es lo que quiero y lo que anhelo, no me veo toda mi vida dedicada a estar frente a una maquina calculando esto y aquello. Me gusta lo que hago, pero no quiero dedicarme a esto toda mi vida. Siento que hay algo más, siento que estoy llamada a ser más de lo que soy ahora mismo”.

“¡Wow! Qué fuerza, qué pasión, qué cosa tan increíble”, pensaba yo para mis adentros, cuando terminaba de contarme esto la señorita Motivadita. Entendí entonces que la inspiración es SENTIR ESE LLAMADO A SER ALGUIEN MÁS DE LO QUE ERES AHORA. De poco sirve ese sentimiento si no activamos nuestro sentir. Hay que llevarlo a cabo, hay que encontrar la manera de hacer ese “algo más”, porque de lo contrario será lo mismo siempre. Pero si activas ese sentir, esa INSPIRACIÓN, tu vida cambia. Y no me refiero a que cambia en un par de meses o años, NO. Cambia ya, al instante, cambia con el trabajo que tienes y del que te quejabas pero sólo porque lo conectaste con algo más grande que el mismo trabajo.

La inspiración no se alimenta de un motivo, se alimenta de un propósito que nace de dentro. Es un fuego interno que te mueve hacia aquello que quieres. No te jala sino que te empuja hacia delante. Ese fuego interno es como una fogata que tiene madera infinita.

MOTIVACIÓN E INSPIRACIÓN, ¿MEJORES AMIGOS O PEORES ENEMIGOS?

Cuando te sientes insuficiente, estás motivado para hacer algo o conseguir más. Estás tratando de escapar de un malestar emocional que es el resultado de una falta percibida. La motivación es iniciada externamente. Cuando te sientes suficiente, te sientes inspirado para alcanzar o lograr más, a crecer y prosperar a través de la expansión. La inspiración se inicia internamente.

¿Esto quiere decir que la motivación es mala por venir de un sentimiento de insuficiencia personal y la inspiración es buena por nacer de un sentimiento de suficiencia? La respuesta es NO. Doy el ejemplo (de algo que me pasó hace poco) únicamente del “sentirnos insuficientes” para que ustedes saquen la conclusión de ese “sentirnos suficientes”, ¿les parece un buen arreglo?

Terminaba el 2017 y nuevamente me invadió ese sentimiento de insuficiencia al ver que no llevaba Zona Líder como merecía, como yo había querido. Me di cuenta de que eso era porque me faltaba motivación y no estaba inspirado para hacerlo crecer. Ese reconocimiento personal nace de la humildad, de saber que no podemos hacer todo solos y que juntos podemos más y mejor. Al yo reconocerme insuficiente, invité a maravillosas personas que estoy seguro de que tienen eso que me faltaba y, por ello, Vero, Emanuel y Álex son ahora parte INTEGRAL de este bonito proyecto, que es para ti. Hay que entender y reconocer que NECESITAMOS APOYO DE OTRAS PERSONAS PARA LOGRAR INCLUSO NUESTROS SUEÑOS. Decía San Juan Pablo II: “No hay éxito personal que sea solamente personal”.

Y la pregunta del millón mis Líderes. ¿Es necesario escoger y enfocarse en una sola para llegar a ser esa mejor versión de mí mismo? La respuesta es NO. Estas dos fuerzas no son enemigas sino que SON LAS MEJORES AMIGAS. Son como Sancho Panza y Don Quijote: tienen que ir a todos lados juntos para vencer aquello que los ataca porque luchar cada uno por su lado es tener siempre una derrota.

Entonces, aunque la motivación tiene su origen en fuerzas externas que jalan para que logres algo y tiene corta duración, necesita de la inspiración para que se termine el proyecto. Aunque la inspiración nace desde fuerzas internas y tiene larga duración, necesita de la motivación para que las cosas se hagan en el mismo instante.

Haciendo una analogía entre la motivación y la inspiración, puedo recordar las palabras de Jesucristo:

“Quien beba de esta agua (motivación) volverá a sentir sed, pero quien beba del agua que yo le daré (inspiración) no volverá a sentir sed jamás porque de su interior correrán ríos de agua viva”.

Espero que hayas encontrado las diferencias y similitudes entre la motivación y la inspiración. Revisa la hojita que escribiste al inicio del artículo cuando leíste la tablita, y haz un análisis de lo escrito.

Ayúdanos a llegar a más personas que, como tú, están buscando mejorar constantemente y dale Like a nuestra fanpage de Facebook. Si te gustó el post, no olvides compartirlo en tu muro y recomendarle el artículo a alguien más que se sienta tristón o que esté pasando por momentos difíciles para que logre encontrar ese motivo que lo jale y ese propósito que lo impulse.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *